Aplicaciones que prometen ejercitar el cerebro cumplen o no

Las ‘apps’ se basan en neuroplasticidad: la capacidad del cerebro de cambiar las conexiones neuronales, según las actividades que se hagan.

Lumosity es la más popular de las aplicaciones de entrenamiento cerebral (‘brain training’). Como esta ‘app’, hay muchas que ofrecen juegos, desafíos lógicos, ejercicios de destreza visual y memorización. Varias prometen que los usuarios pueden desempeñarse mejor en sus trabajos o en los estudios, evitar la pérdida de la memoria y reducir el deterioro cognitivo producto de la edad. Incluso, disminuir el avance de enfermedades como el alzhéimer.

Pero todas esas promesas no siempre son ciertas. Lumosity debió pagar en 2016 una multa de 2 millones de dólares a la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC) por no lograr respaldar científicamente lo que prometía. Después de ello, la aplicación ha colaborado con instituciones científicas para comenzar a avalar sus resultados.

 

Lo cierto y lo falso

“El principio que está detrás de esas aplicaciones es la neuroplasticidad: la capacidad del cerebro de modificar las conexiones neuronales dependiendo de las actividades que se realicen. Una manera de fomentar la plasticidad cerebral es haciendo cosas nuevas”, dice el doctor Pedro Maldonado, investigador del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Para el investigador, hacer rompecabezas, reemplazar la calculadora por el papel, jugar ajedrez, aprender un nuevo idioma o viajar a lugares nuevos fomenta la plasticidad cerebral tanto como estas ‘apps’. 

“La diferencia podría estar en la motivación. Es como ir a un gimnasio a hacer ejercicios, en vez de hacerlos solos en la casa”, ejemplifica.

See More

Latest Photos