Cómo la actividad física en la infancia beneficia al futuro adulto

Total Views : 66
Zoom In Zoom Out Read Later Print

La actividad física en la primera infancia puede tener un impacto en la salud cardiovascular más adelante en la vida, según una nueva investigación de la Universidad de McMaster, para la que los científicos siguieron los niveles de actividad de cientos de niños en edad preescolar durante años.

Descubrieron que la actividad física en niños de tan solo tres años de edad beneficia la salud de los vasos sanguíneos, la capacidad cardiovascular y es clave para la prevención de los indicadores de riesgo precoz que pueden conducir a enfermedades cardíacas en adultos. 

 El estudio, denominado 'Resultados de salud y actividad física en preescolares', publicado en la revista 'Pediatrics', es el primero en demostrar los beneficios de la actividad física en la salud de los vasos sanguíneos en preescolares.

Muchos de nosotros tendemos a pensar que la enfermedad cardiovascular afecta la edad avanzada, pero las arterias comienzan a endurecerse cuando somos muy jóvenes --advierte Nicole Proudfoot, estudiante graduada del Departamento de Kinesiología de la Universidad de McMaster y autora principal del estudio--.

Es importante comenzar temprano cualquier tipo de medidas preventivas. Necesitamos garantizar que los niños pequeños tengan muchas oportunidades de mantenerse activos para mantener sus corazones y vasos sanguíneos lo mas saludable.

Sabemos que la actividad física es clave para la salud cardiovascular, pero estos hallazgos apuntan a los efectos protectores que puede tener en una etapa muy temprana de la vida --precisa Maureen MacDonald, decana de la Facultad de Ciencias de McMaster y co-investigadora del estudio--. En el futuro, esperamos examinar si estos efectos beneficiosos de la actividad física en los indicadores de salud del corazón en la primera infancia continúan en la infancia tardía y, finalmente, en la edad adulta








See More

Latest Photos