Dolor de cabeza continuo: Harvard te brinda 4 técnicas efectivas para prevenirlo y tratarlo

Total Views : 111
Zoom In Zoom Out Read Later Print

Si alguna vez tuviste un dolor de cabeza, sabes que puede arruinarte el día. El dolor de cabeza tensional es uno de los tipos más comunes que altera las tardes de muchas personas: afecta una quinta parte de la población todas las semanas. Es descrito como la sensación de tener una banda ajustada alrededor de la cabeza, según la Clínica Mayo. Si bien este dolor rara vez debilita al paciente, sí puede interferir con el desarrollo normal de las actividades del día.

Dolor de cabeza tensional: ¿qué es y qué lo causa?

Se describe como un dolor difuso, de leve a moderado, nunca intenso, y continuo, al cual los pacientes describen como la sensación de tener un objeto ejerciendo presión sobre el cráneo. Esta presión se siente sobre todo en los laterales y en la frente, aunque también puede aparecer en la parte trasera de la cabeza. Este puede intensificarse cuando se hace presión sobre el cuero cabelludo, el cuello o los hombros.


Los dolores de cabeza tensionales se dividen en dos categorías: episódicos y crónicos. Los episódicos tienen lugar menos de 15 días al mes en un período mínimo de tres meses. Si son crónicos, aparecen por más de 15 días al mes e incluso pueden ser continuos. El dolor de cabeza tensional de cualquier tipo puede durar hasta una semana de corrido.


Se distingue de las migrañas en que normalmente no va acompañado de alteraciones visuales, náuseas o vómitos.


Si bien este tipo de dolor es de los más comunes, todavía no se comprenden del todo sus causas. Antes, se solía pensar que la tensión muscular en el rostro, el cuello, el cuero cabelludo o los hombros era la causa, pero la investigación reciente ha demostrado que no lo es.


Actualmente se maneja la teoría de que las personas que sufren estos dolores tienen una sensibilidad exacerbada al dolor, dado que un síntoma común que convive con estos dolores musculares es el dolor muscular incrementado, que puede deberse a un sistema de dolor más sensible.


El estrés es el detonante más común de los dolores de cabeza tensionales.


Cómo prevenir y tratar el dolor de cabeza tensional

Si tienes dolores de cabeza más de dos veces a la semana, Harvard aconseja que, además de visitar a un médico, apliques estas estrategias:


Cuídate más. Duerme lo suficiente, aunque no más de la cuenta, no te saltes comidas y trata de enlentecer tu estilo de vida para evitar el estrés y la fatiga. No fumes y limita el consumo de alcohol, cafeína y azúcar.

Relájate. No solo en el sentido general de la palabra. Confía en técnicas de relajación para soltar los músculos en todo tu cuerpo y dejar ir el estrés, además de prevenirlo. Sentada o acostada en un lugar tranquilo, cierra los ojos y concéntrate en cada una de las partes de tu cuerpo. Divide el cuerpo en partes pequeñas; por ejemplo, concéntrate en cada uno de los dedos del pie. Para no perder la cuenta, hazlo de abajo hacia arriba. Relaja también tu respiración en el proceso.


Asiste a sesiones de biorregulación. La biorregulación o biorretroalimentación es una técnica que te ayuda a evitar dolores de cabeza a futuro. Lleva un entrenamiento para manejar el dolor. Durante una sesión de biorregulación, estás conectada a algunos dispositivos que te dan información sobre el estado de tu cuerpo. Allí aprendes a reducir la tensión muscular y disminuir la frecuencia cardíaca conscientemente.

Ve a terapia. Las terapias conversacionales, especialmente la terapia cognitivo-conductual, son una técnica efectiva para controlar el estrés y prevenirlo, y con él los dolores de cabeza.

See More

Latest Photos