Se busca trans para subir rating

Total Views : 61
Zoom In Zoom Out Read Later Print

El aumento de la visibilidad de las personas LGBTI en los medios podría ser una ilusión. Están sacando provecho sin una remuneración adecuada.

Las trans estamos de moda en los medios de comunicación. Todos quieren a una de nosotras. Es evidente que hemos mejorado bastante en visibilidad, pero podría ser una ilusión. ¿Están actuando de forma ética los medios de comunicación con la representación de las personas trans?


Endry Cardeño (Los Reyes), María del Mar (Protagonistas de novela), María Luisa (Señorita María) y Mara Cifuentes (La Agencia, batalla de modelos) han ayudado a subir rating y a hacer pedagogía, desde sus experiencias de vida. ¿Cómo les ha ido a cada una de ellas en los medios? 


Yo me he movido bastante en medios los últimos años y la cantidad de trabajo que he realizado no corresponde ni con el dinero ni con el reconocimiento profesional que he recibido a cambio. 


A finales de los años 70, Rosabeth Moss publicó un estudio sobre los efectos que tenía la forma en la cual estaban conformados los grupos en una empresa. De su teoría surgió la expresión ‘tokenismo’, que se refería a las concesiones superficiales que dan las empresas para parecer open-minded frente al público. 


Rosabeth encontró tres procesos negativos relacionados con el 'tokenismo': visibilidad, contraste y encapsulación de roles. La visibilidad hace referencia a la mayor atención que reciben los ‘tokens’ y con ella una presión exacerbada para desempeñarse de mejor forma. Es decir, nos vigilan más. El contraste hace referencia a la exageración de las diferencias entre estos y la mayoría numérica y dominante que, muchas veces, tenía como resultado el aislamiento social. Y el encapsulamiento hacía que las mujeres estuvieran limitadas a ciertos roles que se basaban en estereotipos de género.


En 1994, Yanice D. Yoder publicó un estudio problematizando la idea de que el ‘tokenismo’ fuera un asunto meramente numérico y concluye que la subordinación de género, o sea, que las mujeres no tuvieran el mismo poder de decisión y participación real en la empresa, también era una forma de ‘tokenismo’. 


Con respecto a la situación de las personas LGBTI, Héctor Llanos, en El País Verne, habla de pinkwashing: “La defensa del colectivo LGBTI al que recurren empresas, a modo de lavado de imagen, con la intención de dar una idea de progreso que compense otras actividades consideradas más impopulares”. 


Por su parte, Jhon Paul habla de que “se vuelve problemático cuando el grupo dominante trivializa el trabajo del grupo oprimido sin dar créditos”. 


Entonces, queridos medios de comunicación dirigidos por heterosexuales, vamos a dejar las cosas claras: no somos sus mascotas, ni son nuestros dueños, ni nos están haciendo un favor, ni les estaremos eternamente agradecidas. Cuando una de nosotras habla en medios de comunicación, es un logro para nuestra comunidad, y la relación que deberíamos tener con ustedes no es una de lealtad incondicional, como la de una mascota con su amo, sino la de una reparación histórica. 

See More

Latest Photos