Lactancia materna, el mejor antídoto contra la desnutrición crónica

Vistas totales : 206
Acercarse Disminuir el zoom Leer más tarde Impresión

La leche materna es una mezcla indispensable que incorpora células y anticuerpos directamente extraídos del sistema inmune humano un mecanismo de filtración mediante altamente refinado. Estos compuestos actúan como protectores contra infecciones y moderadores del desarrollo. Cumple funciones inmunológicas, antibacteriales, antivirales y antiparasitarias.

La leche materna facilita las funciones metabólicas, sus ácidos participan en la formación de la sustancia gris y en la mielinización de las fibras nerviosas.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, afirma que es necesaria hasta los seis meses y complementaria hasta los dos años. La ENSIN 2015 no incluyó esta medición sino la prevalencia de lactancia materna en menores de 6 meses y registró que solo 36.1 por ciento de los lactantes recibían leche materna exclusiva. En 2010 fue 42,8 por ciento.

La alimentación de la mamá debe ser variada, con diferentes grupos de alimentos para una nutrición y un peso adecuado. Las deficiencias de nutrientes y calorías pueden ocasionar complicaciones en el embarazo, poniendo en riesgo la vida de ambos, además de incidir en el bajo peso al nacer (determinante de la desnutrición crónica).

El calostro que es la leche que se produce durante el embarazo y la primera leche que toma el bebé al nacer, proporciona al bebé de la grasa, la lactosa y la proteína que lo protegen con anticuerpos. Es la primera vacuna.

La leche materna es la más calificada y fuente de agua, grasas, minerales, proteínas, calcio, fósforo, hierro, zinc, vitaminas A, E, D, K y carbohidratos, además de factores inmunológicos. Esta permite alimentación que el cerebro se desarrolle y el niño en el primer año de vida crezca de 24 a 26 centímetros. Con su desarrollo, el bebé se prepara para aprender, caminar, hablar.

De los 6 meses a los dos años, la leche materna se acompaña con los diferentes grupos de alimentos. Los cereales, las leguminosas, las frutas, las verduras, y aún alimentos como las carnes, el pescado y el huevo, son los indicados para iniciar la alimentación complementaria.


Ver más

Últimas fotos